4 (80%) 4 votes

Yves Saint Laurent, el mago del prêt-à-porter, dejó este plano existencial en 2008. Sin embargo, su legado en trazos y diseños, así como la forma en que transformó nuestra apreciación de la moda, no sólo ha quedado asegurado en la firma que lleva su nombre, pues ahora también se encuentra al resguardo de dos nuevos museos que celebran su vida y su genialidad.

 

TRIBUTO A LA PARISIENE
Instalado en la elegante casona con el número 5 de la Avenue Marceau donde el couturier trabajó entre 1974 y 2002, se ubica el Museé Yves Saint Laurent Paris, que abrió sus puertas a principios de octubre del año pasado para beneplácito de quienes ven en la forma y modo de vestir un arte. Fueron casi 10 años los que tuvieron que pasar para que este recinto de 450 metros cuadrados fuera estrenado, el cual exhibe más de 5 mil piezas entre prototipos y prendas terminadas. Su objetivo museográfico, además de rendir un tributo, es acercar al visitante a los esforzados procesos creativos y técnicos que conlleva crear toda una colección de alta costura: una experiencia invaluable en la ya de por sí emblemática capital de la moda.

 

PARA ABRIR BOCA
La exposición inaugural del Museé Yves Saint Laurent es un claro homenaje al talento del hombre nacido en Oran, Argelia; a través de fotografías, accesorios, filmes y bocetos, el espectador se transporta al tiempo e instante en que Saint Laurent creó algunos de sus diseños más celebrados, ahí, en el mismo lugar donde todo ocurrió. Meritorio es hacer una pausa en el recorrido para admirar de cerca algunos de sus diseños más emblemáticos, como los famosos vestidos inspirados en la obra de Piet Mondrian, las prendas que evocan a las culturas africanas o aquellas creaciones que surgieron tras regresar de sus viajes por España, Rusia y Marruecos. También presentes están algunos ejemplares de los tuxedos, jumpsuits y gabardinas que el autor ideó pensando en que la moda femenina mantuviera un equilibrio entre confort y elegancia. Boletos desde 7 euros. Abierto de lunes a domingo de 11:00 a 18:00.

 

MUSA DEL DESIERTO
La enigmática ciudad de Marrakech, en Marruecos, fue para Yves Saint Laurent un segundo hogar –literalmente. Bajo las palmeras y en los patios soleados de su villa privada, conocida como el Jardin Majorelle, encontró sosiego e inspiración para elaborar sus diseños y mantener la distinción de su marca. Así, resultaba natural que a pocos metros de su antigua casa se estableciera otro museo en su memoria. El Museé Yves Saint Laurent Marrakech también recoge documentos, dibujos, libros e instrumentos utilizados por el couturier, además de exhibir prototipos nunca antes mostrados al público. Por su parte, la biblioteca del museo posee una nutrida colección de textos sobre botánica, antropología, historia y arte, entre los cuales destacan libros sobre la forma de vida de los bereberes.

Mención especial merece el edificio donde se aloja el museo, diseñado por la firma francesa de arquitectos Studio KO. Se trata de una maciza estructura que integra líneas rectas y curvadas para replicar el estilo del homenajeado; su fachada, cubierta por ladrillos rojos, evoca el entramado de los textiles que, en manos de Saint Laurent, transformaron la manera en que concebimos la alta costura. Abierto de lunes a domingo de 10:00 a 18:00; miércoles cerrado.