Rate this post

84% de los puestos en consejos de dirección en empresas mexicanas son ocupados por hombres. Las mujeres en la alta dirección ganan alrededor de 11 mil dólares al año mientras que los hombres, cerca de 24 mil. México ocupa la posición 80 en la brecha de género. Ante estas estadísticas parece que el mundo no está cambiando para las mujeres.

Durante los últimos años, ha aumentado el número de mujeres en posiciones directivas, pero no ha sido suficiente para que el tema equidad de género deje de ser preocupante. El Centro de Investigación de la Mujer en la Alta Dirección del IPADE nace para hacer frente a esta realidad con estudios, investigaciones e iniciativas encaminadas a cerrar la brecha de género de las mujeres en posiciones de alta dirección.

María del Carmen Bernal González y Alejandra L. Moreno Maya son las autoras de esta obra que en once capítulos analiza la situación histórica de la mujer, el talento femenino, la inclusión de la mujer en la alta dirección y el liderazgo femenino.

Sin polarizar y afirmar que el talento es sólo de mujeres o de hombres, el libro brinda una perspectiva objetiva, pues no sólo evidencia la condición desigual que muchas mujeres sufren, también presenta y analiza modelos que sean compatibles con una verdadera inclusión de la mujer en la empresa.

La nueva era de los negocios, mujeres rumbo a la alta dirección hace un llamado al mundo empresarial para que se plantee una cultura de equidad y corresponsabilidad entre sexos a los niveles superiores de las organizaciones. Las autoras proponen el Modelo de promoción y permanencia del talento femenino creado por este centro de investigación y nueve empresas, por medio del cual se busca construir un proyecto personal, familiar y laboral para las mujeres.

Bernal y Moreno están convencidas de que impulsar a la mujer en puestos directivos es creer en el talento, aspecto que detona y acelera el crecimiento y permanencia de cualquier compañía. En él encontrarás diversos testimonios de ejecutivas que enriquecen y ejemplifican estas situaciones.
Por otra parte, el libro es un homenaje a las empresas que han ayudado a construir a este centro de investigación y enaltece a los hombres y mujeres que han contribuido a que existan ecosistemas más incluyentes.