5 (100%) 1 vote

NATURALEZA Y AIRE FRESCO
Skansen fue fundado en 1891 y es el primer museo al aire libre del mundo. Se construyó para representar la vida cotidiana en diferentes regiones de Suecia desde el siglo XVIII hasta mediados del siglo XX. El parque está diseñado para que puedas pasear por casas y comercios construidos exactamente como eran en esa época. Puedes entrar en las casitas y sentarte un momento junto al fuego o platicar con personas vestidas como si el tiempo no hubiera pasado nunca. Así mismo, verás cómo hacían los gruesos vidrios de las casas con fuego y arena o visitar las tiendas de herramientas, telas e hilos de lanas.

Para los amantes de los animales también hay mucho entretenimiento, pues Skansen es el único parque zoológico de Estocolmo con animales domésticos y salvajes de la fauna nórdica: verás desde ovejas, cabras y cerdos hasta lobos, linces, búhos reales y zorros rojos. Pero el espectáculo mayor lo dan los osos pardos: a sólo un vidrio de distancia, los verás nadando y jugando en su ambiente natural. Y para los más pequeños está Lil-Skansen, una especie de laberinto subterráneo con esferas transparentes que salen de la tierra a un jardín dónde corren montones de conejitos, así, los niños viven la experiencia de explorar una madriguera habitada por estos roedores.

 

NOSTALGIA POR EL MAR
Si tienes corazón marinero y te gustaría saber lo que se siente estar en un buque de guerra del siglo XVII, el mejor plan para ti será visitar el Museo Vasa, instalado alrededor de un gran buque que zarpó el 10 de agosto de 1628 desde el puerto de Estocolmo. Ese día, una repentina ráfaga de viento ocasionó que la nave escorara, es decir, que se inclinara. El Vasa logró corregir su rumbo, pero una segunda ráfaga golpeó el costado del barco y el agua comenzó a entrar por las cañoneras, llevándolo a pique. Al menos 30 miembros de un total de 200 que componían la tripulación, perecieron. Este barco permaneció hundido 333 años, y fue hasta 1956 cuando Anders Franzén, marino y arqueólogo naval, lo redescubrió y emprendió la labor de rescate.

Ahora lo puedes ver restaurado con más de 98% de su estructura original, con sus cientos de esculturas de madera tallada. Alrededor suyo hay distintas plataformas para que puedas admirarlo muy de cerca e imaginarlo en alta mar.

 

VIAJE CREATIVO
En el archipiélago de Värmdö se encuentra Artipelag, un lugar que reúne cultura, arte, diseño y buena comida rodeado de pinos y mar. Aquí encontrarás galerías de arte, un artbox para eventos, tiendas de diseño y dos restaurantes al aire libre. Puedes llegar en el autobús que ellos mismos ofrecen o por barco.

Si lo que quieres es ver una de las colecciones de arte más importantes de Europa, visita Moderna Museet, cuya colección abarca obras del siglo pasado hasta nuestros días. Encontrarás piezas de artistas como Picasso, Dalí, Derkert y Matisse al lado de artistas contemporáneos; además, también ofrece talleres de sensibilización en las artes para niños. El museo se encuentra en la isla Skeppsholmen en un edificio diseñado por el arquitecto español Rafael Moneo. Por si fuera poco, junto con su tienda y restaurante podrás tener un completo y agradable paseo. La entrada es libre.

Ahora que si lo tuyo es la imagen fotográfica, uno de los lugares de encuentro más grandes del mundo para la fotografía contemporánea es Fotografiska, un espacio con cuatro salas para grandes exhibiciones y algunas para muestras más pequeñas. Por si fuera poco, el restaurante de este museo ha sido premiado junto a su chef Paul Svensson, cuyo concepto se centra en los platos verdes de temporada.

 

PASEOS REALES
En Estocolmo puedes saciar tu curiosidad por saber cómo vive la realeza al visitar alguno de los 10 castillos abiertos al público. Empieza por el Palacio Real, uno de los recintos monárquicos más grandes de toda Europa: para que imagines su majestuosidad, este palacio cuenta con más de 600 habitaciones. Está construido en estilo barroco italiano, las recámaras de la recepción están decoradas con muebles del siglo XVII y XIX, y en el Salón del Estado (Rikssalen) verás el impresionante trono de plata de la reina Kristina. Dentro de este palacio hay varios museos: de las Antigüedades, de la Corona, del Tesoro y de Armería, donde exhiben trajes reales, armaduras y carruajes de coronación. Asegúrate de asistir al desfile de la banda militar, una ceremonia de 40 minutos que se lleva a cabo todos los días a las afueras del palacio. Verás a los guardias marchando al compás de la música, finalizando con el cambio de guardia.

Otra opción es visitar el castillo Gripsholm situado en Mariefred, un pueblito en el lago Mälaren a menos de una hora de Estocolmo. Esta fortaleza renacentista está situada en una reserva natural habitada por venados y en su interior tendrás oportunidad de apreciar ricas colecciones de muebles, arte y artesanías de los últimos cuatro siglos. Además, puedes visitar el teatro de Gustav III y admirar la Colección Nacional Sueca de Retrato. También en la costa del lago Mälaren, pero en la población de Arlanda, está el castillo Skokloste, construido en el siglo XVII. Aquí podrás participar en visitas guiadas o, si lo prefieres, pasear libremente para ver su mobiliario, artes decorativas, textiles, armas y libros de los años 1600.

Otra opción es el palacio Rosersberg. Construido en 1630, se trata de una “máquina del tiempo” pues las habitaciones se encuentran tal cual estuvieron decoradas entre 1795 y 1825. Aquí también verás la colección de Porcelana Real de Rörstrand, con piezas fabricadas hace más de 300 años.

 

NOCHES LARGAS
Cuando estés en esta ciudad con tanta personalidad vas a querer aprovechar todo el día y la noche, así que te dejamos algunas recomendaciones de los mejores bares en roof tops.
Tak literalmente significa “techo” en sueco y se encuentra en el centro de la ciudad, a pocos pasos de Sergels Torg, la plaza pública central. Es un restaurante-bar con una vista espectacular desde lo alto, cuyo menú mezcla técnicas japonesas con ingredientes suecos. En su raw bar encontrarás una sorprendente variedad de alimentos crudos servidos en mesas comunales, por lo que es ideal para compartir y conocer gente.

Si deseas tomar una copa de champán con una vista espectacular del lago Mälar, visita Scandic Sjöfartshotellet, cuyos cocteles están inspirados en el estilo tiki.

Otra excelente opción es Himlen, un lujoso cocktail lounge en el piso 25 del edificio Skrapan y con una vista de 360 grados de Estocolmo. Su propuesta es una mezcla entre las cocinas sueca y francesa, tienen una fina selección de vinos para conocedores. En cambio, el ambiente en el piso 26 es más relajado: podrás disfrutar deliciosos cocteles en un ambiente casual.


¿Qué estoy comiendo?
Te dejamos una poco de ayuda para que sepas los nombres de los platillos más comunes en Suecia:

Gravlax – Salmón curado en eneldo
Gubbröra – Ensalada de huevo con anchoas
Raggmunk – Tortilla de papa
Lingonberry – Mermelada de moras de la montaña
Köttbbular – Albondiguitas acompañadas de puré de papa y lingonberry
Knäckebröd – Pan sueco de centeno
Gravid lax – Pan con salmón
Pyttipanna – Carne o salchichas con verduras, acompañada de pepinillos
Glögg – Vino caliente con especias.
Smorgasbord – Buffet con diferentes platillos típicos suecos
Fika – Momento del día dónde se hace pausa para tomar café, galletas, un pastelito y también encuentros informales con amigos o familia.