5 (100%) 1 vote

El Premio Ambiental Goldman se entrega desde 1990. Es una especie de “Nobel de la ecología”. Se entrega cada año, en la ciudad de San Francisco, California, y fue creado por dos generosos filántropos y activistas estadounidenses: Richard N. Goldman y su esposa Rhoda H. Goldman. Hasta ahora lo han ganado defensores del medioambiente en más de 70 países y el premio además del reconocimiento mundial brinda 150 mil dólares.

Zuzana Čaputová es una excelente representante de los ganadores de este premio. Abogada y madre de dos hijos, encabezó una exitosa campaña para cerrar un basurero tóxico que estaba envenenando a su comunidad en Pezinok, Eslovaquia, región donde se producen los históricos vinos reales.

En los últimos años, los países vecinos de Eslovaquia, han usado Pezinok como su depósito de basura sin las salvaguardias necesarias para evitar que los productos químicos tóxicos se viertan en el suelo. Lo más grave es que algunos tiraderos están cerca de zona residenciales y la taza de enfermedades respiratorias y cancerígenas creció notablemente, de hecho se reportó un nivel de leucemia ocho veces más alto que el promedio nacional.

Zuzana sufría las consecuencias del mal olor de la basura, pero tomó cartas en el asunto cuando tres de sus familiares y amigos fueron diagnosticados con cáncer en la misma semana. Usó su experiencia como abogada y convocó a artistas, empresas locales, productores de vino, estudiantes, líderes de iglesias y otros miembros de la comunidad en una campaña para cerrar el vertedero. Organizaron protestas pacíficas, conciertos, exposiciones fotográficas y reunieron ocho mil firmas en una petición al Parlamento Europeo. Su mensaje era muy claro: “Los vertederos no pertenecen a las ciudades”.

En 2013 la Corte Suprema de Eslovaquia dictaminó que el basurero era ilegal y lo cerró. Pero lo más importante es que el veredicto hizo eco en el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, donde ahora se afirma el derecho del público a participar en las decisiones que afectan el medio ambiente.

Desde entonces, Zuzana brinda asistencia jurídica a otras comunidades de Eslovaquia que están luchando contra la contaminación industrial. Su labor inspira a los ciudadanos de todo el mundo a defender su derecho a un medio ambiente limpio y seguro.