Rate this post

Debajo de Islandia se encuentra una pluma mantélica (columna con material del manto terrestre) que alimenta a los volcanes de la zona y está conectada con el centro de la Tierra. Justo en esta parte del planeta, el calor interno de la Tierra consigue asomarse al exterior y por el contraste con el gélido viento de la región origina paisajes de una belleza espectacular. Este fenómeno es una de las principales atracciones de LAVA, el nuevo museo de volcanes y terremotos en Islandia.

Para explicar el corazón ardiente de Islandia, hicieron una estructura impresionante de doce metros de altura que simula la pluma del manto y el flujo de magma que viaja por debajo del país. Una escultura nunca antes vista que se vuelve aún más impresionante por ser un reflejo de la naturaleza de la Tierra que habitamos.

Parte del atractivo turístico de Islandia son sus volcanes, aguas termales y géiseres, mezclados con espectaculares paisajes árticos surcados por glaciares, así que este museo llega para complementar la experiencia de los visitantes interesados en experimentar y conocer a profundidad las particularidades climáticas y fenómenos naturales.

En los últimos años se han abierto varias atracciones turísticas geológicas en este país europeo como la cueva de hielo, que es un pasillo circular de 400 metros que lograron al cortar el corazón de la capa de hielo de Langjökull.

También el año pasado reabrieron con un nuevo corredor e iluminación novedosa: Víðgelmir, la cueva de lava más grande del país. La naturaleza extrema que va del hielo al fuego sin duda atrae a viajeros de todas partes del mundo, así que con base en esto decidieron abrir LAVA. La idea surgió tras la gran erupción del volcán Eyjafjallajökull, ocurrida en abril de 2010, que resultó en la cancelación de miles de vuelos en Europa durante seis días. El objetivo es que los visitantes tengan experiencias sensoriales y seguras de estos fenómenos por medio de la tecnología m. normen su ajvisitantes tengan experiencias sensoriales y seguras de estos fenás avanzada.

LAVA POR DENTRO
En la parte superior de LAVA hay una plataforma de observación con vista de 360 grados hacia volcanes como: Eyjafjallajökull, Katla y Hekla, que han hecho erupción en las últimas tres o cuatro décadas. En la recepción hay computadoras que muestran en tiempo real la actividad sísmica del país, donde en un solo día se pueden registrar hasta 200 terremotos.

La experiencia en este museo incluye una caminata a través de una nube de humo artificial (sin las extremas incomodidades del humo real), para experimentar la sensación que dejan las cenizas tras una erupción volcánica, también podrás explorar un corredor que ilustra las consecuencias del flujo de magma en la superficie terrestre. Otra de las atracciones dentro de LAVA es un cine HD donde proyectan erupciones volcánicas reales que resultan muy impresionantes. Puedes complementar tu visita extrema relajándote en su restaurante y llevándote a casa algún recuerdo de su enorme tienda de regalos.

LAVA espera la visita de unas 70, 000 personas en lo que queda de este año, y el doble para 2018. El costo del boleto de ingreso para adultos es de 25 euros; las personas entre 12 y 18 años pagan 10 euros y las menores de 11 años entran gratis.

http://lavacentre.is/