Rate this post

IS341_Biblioteca_original

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La vida diaria exige enfrentarla desde diferentes trincheras, comenzar por la esfera material (como las finanzas) hasta arribar en el horizonte espiritual (como la ética o la esencia del trabajo). El doctor Carlos Rossell, profesor emérito de IPADE Business School, ha dedicado su vida académica a analizar tales entornos. Presentamos aquí unas breves líneas que resumen sus tres obras principales.

 

EL TRABAJO: MÁS QUE UNA OBLIGACIÓN

Rafael Gómez Nava

Director general del IPADE

 

Carlos Rossell, profesor emérito de IPADE Business School, doctor en Filosofía por la Pontificia Università Lateranense y licenciado en Economía por la UNAM; comparte los frutos de su investigación académica con una trilogía editorial: Finanzas amigables, Matar por dinero y ¿Quieres vivir bien?, ¡Trabaja mejor! Cada texto desarrolla temas distintos (finanzas, ética y trabajo); sin embargo en todos se percibe una investigación profunda, característica del autor. Las obras brindan enseñanzas y reflexiones útiles para enfrentar la vida en diferentes trincheras, que van desde lo más material hasta la esencia del ser humano.

El mundo de hoy necesita líderes más fuertes, sanos, responsables, que entiendan el valor del trabajo desde la integridad y lo planteen como fundamento del desarrollo de las capacidades del ser humano, pues existe una relación sumamente estrecha entre calidad de trabajo y calidad de vida así como entre el trabajo bien hecho y satisfacción personal.

En su libro más reciente: ¿Quieres vivir bien?, ¡Trabaja mejor! El doctor Rossell comenta que quien considera al trabajo como un mal necesario o una actividad que sólo sirve para conseguir una remuneración económica, en realidad desprecia el gran valor que el trabajo vuelca en la persona, al hacerla crecer, permitirle desarrollar sus virtudes humanas y convertirla en un ser mejor.

Sin duda, dicha obra recuerda, de forma muy íntima, los apuntes de quien en el mundo moderno ha hecho una llamada universal a la santidad personal a través del trabajo: san Josemaría Escrivá de Balaguer.

 

«¿QUÉ PREFIERES, COMER BIEN O DORMIR BIEN?»

Lorenzo Fernández

Director y profesor del área de Dirección Financiera del IPADE

 

Hay una anécdota muy famosa que relata la historia de un joven inglés que heredó una fortuna y, al no saber cómo invertir su dinero, pidió asesoría a un banquero, cuya respuesta comenzó con otra pregunta: «¿Qué prefieres, comer bien o dormir bien?».

En finanzas existe un binomio permanente entre rentabilidad y liquidez. La respuesta del banquero refuerza la idea de que dicho binomio no puede permanecer en perfecto equilibrio. Tener grandes rendimientos no es cosa de genios, sólo demanda tolerar riesgos.

A partir de la anécdota del joven y el banquero, Carlos Rossell explica de forma simple que, si el joven optara por los riesgos comería bien, pero no dormiría bien, en cambio si no arriesga su capital dormirá bien, pero no tendrá rendimientos suficientes para una vida lujosa.

Los temas de comercio y antropología son, hasta cierto punto, sencillos de opinar, sin embargo, estudiar y profundizar en la materia financiera es un asunto más complicado. Cuando alguien se enfrenta a un problema de finanzas, sin ser financiero, se topa con una realidad difícil de confrontar y solucionar. El libro Finanzas amigables del doctor Rossell explica los conceptos financieros de una forma sencilla pero eficaz a través de diferentes anécdotas y ejemplos.

El autor lanza una pregunta interesante: ¿Qué es más importante: la rentabilidad o la liquidez? Expertos en el tema, como Samuel Hayes, profesor de Harvard Business School, consideran que «Los negocios no son las utilidades sino el efectivo», sin embargo, Carlos Rossell, tras un sesudo análisis de la rentabilidad y la liquidez, afirma que los negocios son utilidades y efectivo. Con ello muestra que en las empresas, tanto liquidez como utilidades son temas de importancia.

Por otro lado, el autor explica diversos conceptos con esquemas y analogías. Por ejemplo, trabajó en un esquema financiero, que bautizó con su nombre, en el que profundiza los conceptos más importantes que encierran las finanzas. Por otro lado, con la analogía de una figura hecha con globos que se infla de forma desproporcionada, explica lo que puede suceder en una empresa cuando hay exceso de inversiones o inventarios y afirma que tal situación debe evitarse o la organización estará deforme pues los recursos no se distribuirán de manera adecuada.

El doctor Rossell también indaga en el tema de la depreciación, que considera como el reconocimiento del desgaste de los activos fijos. Es importante tomar en cuenta la depreciación para asignar el precio de un producto, acción en la que intervienen los gastos de la materia prima, la fabricación, etcétera.

Finanzas amigables está repleto de metáforas y anécdotas que permiten al lector profundizar en aquellos temas de finanzas que, escritos de otra forma, no serían tan comprensibles.

 

ENTRE MÁS TRABAJO ¿MÁS DINERO?

Camilo Posse

Profesor del área de Dirección Financiera del IPADE

 

El dinero es un medio útil que genera eficiencia en la economía, facilita los intercambios, da valor a las cosas y brinda la posibilidad de conservar el valor de un objeto creado. En una frase: el dinero tiene sus ventajas.

Los mercados financieros surgieron para reducir los costos de transacción entre las personas que producen o prestan servicios. Por otro lado, los mercados financieros permiten resolver problemas de liquidez y reducir las diferencias entre las sociedades ricas y las pobres.

Pese al planteamiento inicial de lo que son y para lo que se crearon originalmente tanto las instituciones financieras como el dinero; su utilidad y espacio en las sociedades modernas se ha pervertido. En lugar de usarse como medio, se han convertido en un fin en sí mismo, en un commodity. Hoy en día mucha gente utiliza a las instituciones y a los mercados financieros para hacer más dinero con dinero, reproducirlo indefinidamente y propiciar que se especule con enormes cantidades.

Se hacen más transacciones de «papelitos financieros» que de bienes, alimentos o servicios reales. La gente ha desarrollado su amor por el dinero hasta unos niveles insostenibles, por ello ha olvidado que el dinero debe estar al servicio del ser humano y no al revés.

Con el nuevo y pervertido esquema con el que se maneja al dinero ya no es necesario trabajar para ganarlo, se altera el esquema natural, donde el dinero vale en función del trabajo que una persona hizo para generarlo. El dinero hoy se valora a sí mismo y el fundamento de la propiedad privada, que debería ser el trabajo, ya no lo es más, en el mundo hay millonarios que labraron su fortuna al especular con dinero y no con el fruto de su trabajo.

Por ello, Carlos Rossell en su libro Matar por dinero menciona que urge hablar de ética en el mundo del dinero porque pareciera que, para obtenerlo, cualquier cosa está permitida. De esta forma se olvida que el fin del hombre no es hacer dinero sino ser feliz.

Aunque dura, la frase «matar por dinero» no dista de la realidad actual. Diversos casos en el mundo demuestran que matar por dinero es algo común, por ejemplo una persona que fabrica o vende armas con las que seguramente morirán seres humanos. La codicia, definida como una ambición desmedida por la riqueza, origina tales situaciones.

Para no caer en sus perversiones es necesario ser astutos y aplicar principios éticos a la gestión financiera. Fomentar en la empresa, y en uno mismo, virtudes como la generosidad, saber hacer el bien, saber gastar bien y hacer bien con el gasto… de ésta forma la propiedad privada se empleará en beneficio del bien común.

 

LA CALIDAD DE VIDA DEPENDE DE LA CALIDAD DE TRABAJO

Alejandro Armenta

Profesor del área de Factor Humano
del IPADE

 

Hay personas que entienden el mundo y la lógica de las finanzas, y ganan mucho dinero, pero no realizan un trabajo serio; en pocas palabras: «comen mucho y trabajan poco», situación que ha generado crisis entre quienes «comen poco y trabajan mucho».

El libro ¿Quieres vivir bien?, ¡Trabaja mejor! es una extensión necesaria y un eco de los libros anteriores; en él Carlos Rossell no busca juzgar ni censurar sino invitar y proponer. Para ello elige el tema del trabajo y parte de la premisa: la calidad de vida de una persona dependerá, en gran medida, de la calidad del trabajo que ésta haga.

En un primer momento la conexión entre «vivir bien» y «trabajar mejor» no es tan clara. Se observa que hay personas que trabajan bien y mucho, sin embargo, su calidad de vida está comprometida, por ello es necesario responder a las preguntas ¿qué es vivir bien? y ¿qué es trabajar mejor?

Existen tres desequilibrios frecuentes que alteran el binomio trabajo y nivel de vida:

 

  1. 1. Trabajo y descanso. Se observa una obsesión por el beneficio económico y la eficiencia técnica, acompañada de una competencia veloz y salvaje. Esta celeridad amenaza los ritmos humanos y termina por enfermar a la persona. El ser humano necesita pausas, que no necesariamente deben ser largas como las vacaciones, bastan espacios breves y frecuentes en el engranaje productivo.
  2. Trabajo y familia. Se advierte una dedicación al trabajo que descuida, enfría y rompe relaciones. En la vida se requieren dos motores: el amor y el trabajo. Sin amor, el trabajo devora y extravía e incluso se vuelve un medio de evasión.
  3. Vida espiritual y trabajo. Aunque parezcan puntos lejanos, la falta de trabajo perjudica al espíritu y un trabajo mal hecho daña la vida espiritual. Por otro lado, un trabajo sin vida espiritual se convierte en una amenaza, en un activismo desbordante que deja al hombre vacío y enajenado… en un trabajo que le da de comer pero le empobrece.

 

El doctor Rossell sugiere profundizar en el planteamiento del trabajo y distinguir entre lo urgente y lo importante; es decir, ¿en qué debo estar? ¿qué debo aportar? Responder estas preguntas demanda pausa, serenidad y reflexión.

El autor destaca la importancia de aprender a decir «no», para pronunciarlo hace falta tener un «sí», una persona que se niega a una acción no necesariamente manifiesta una falta de disponibilidad, más bien reafirma un «sí» a otra alternativa.

El libro cierra con un apartado denominado: «Para servir, servir». La disposición de servicio es una estupenda medicina para trabajar mejor, pues el que sirve a los demás se protege de los excesos y de servidumbres más pesadas que deterioran la vida de alguien (vanidad, orgullo, pereza, etcétera).

Sin duda, para responder a las preguntas ¿qué es vivir bien? y ¿qué es trabajar mejor? Hace falta pensar en «unidad de vida», es decir, vincular el trabajo con el amor. Esta vida se trata de hacer bien las cosas, hacer el bien a los demás con el trabajo y hacerse mejor persona trabajando.

 

 

Libros

 

Finanzas amigables

Carlos Rossell

Trillas, México 2012

158 págs.

 

Matar por dinero. Ética en finanzas

Carlos Rossell

Trillas, México 2014

207 págs.

 

¿Quieres vivir bien?, ¡Trabaja mejor!

Carlos Rossell

Trillas, México 2015

95 págs.