Rate this post

Soy socio de una consultoría importante. Trabajamos principalmente para agencias públicas que, para algunos trabajos, prefieren que subcontratemos a compañías de grupos minoritarios o fundadas por mujeres.

El año pasado contratamos los servicios de «X»; obtuvimos muy buenos resultados. Gracias a nuestra red de relaciones, «X» creció bastante. En una publicación reciente, mi consultoría recibió excelentes comentarios por nuestro apoyo a compañías de mujeres emprendedoras. Después de este artículo, «X» elevó el precio de sus servicios.

¿Debería hacer algo con respecto al alza de costos? O simplemente no volver a contratarlas.

Los asesores sugieren

1. Quizá debería tenerse una oportuna negociación con «X» haciendo las pertinentes observaciones para que vaya en la línea de «ganar-ganar» que claramente parece posible para ambas empresas.

Por otro lado, el interés de sus clientes, esas agencias públicas que menciona, de que los proveedores subcontraten a grupos minoritarios parece ir en la línea de «dar oportunidades» a esos empresarios que empiezan o tienen alguna limitante social. Por lo que nos narra, «X» ya recibió la suya y la aprovechó bien. Quizá ahora le toca su turno a otros grupos, que bien seleccionados y dirigidos, también pueden aprovecharla.

Armando Reygadas
Abogado y especialista en ética de la empresa

2. Toda empresa o negocio tiene un periodo de crecimiento semejante al que tenemos las personas. Si se inicia de cero y se trabaja bien, lo lógico es crecer y, en ocasiones, cobrar más por los servicios. Lo que sucede con la agencia subcontratada deberá dar gusto a cualquiera. Que otros mejoren porque nosotros apoyamos deberá ser una norma ética de uso corriente.

Pero por otra parte, hay que seguir ayudando a esa agencia que ha mejorado para que no deje de poner los pies en la tierra. Quizá en vez de no contratarla de nuevo, habrá que hablar con los que la integran para hacerles ver que han mejorado por su trabajo y por la ayuda que se les ha dado. Se podrá llegar a un buen acuerdo sobre los precios de sus servicios a menos que la soberbia los ciegue por completo.

Pablo Riba Gargollo
Abogado y consultor de empresas