Rate this post

El dueño de un café de Ámsterdam «consagró» a su cafetería como la «Única y universal Iglesia de los fumadores de Dios» con la que pretende eludir la prohibición de fumar en el interior de bares y restaurantes.

El café Le Tilleul se convierte en el único recinto «religioso» donde se venera «el humo, el fuego y la ceniza».

Cor Bush, propietario del establecimiento, espera que con esta transformación los visitantes asiduos tengan la libertad de fumar sin violar la ley antitabaco en vigor desde el primero de julio de este año.

Ante la polémica suscitada, el dueño defendió su derecho al argumentar que la Constitución protege la libertad religiosa en un país mayoritariamente protestante con un sin número de templos. Los nuevos fieles recibirán una credencial de identificación y estarán autorizados a encender cigarrillos durante su estancia, aquellos que no la obtengan deberán respetar la prohibición. De acuerdo con Bush, decenas de cafés han externado su intención de adherirse a la «Única y universal Iglesia de los fumadores de Dios». De concretarse, se entregarían certificados a los locales interesados. El certificado, que deberá estar a la vista del público, precisa que «la comunidad de la Iglesia de los fumadores es libre de fumar para “honrar a Dios” en paz».

Publimetro