Rate this post

¿Democracia hasta sus últimas consecuencias?

Las familias hoy son más «democráticas». En el estudio realizado por la Universidad Autónoma de Madrid «Padres e hijos en España actual», se comprueba que las normas en casa ya no se imponen, se negocian «en pie de la igualdad».

Los resultados más significativos del informe fueron recogidos y dados a conocer por Europa Press. Así se sabe que uno de cada cinco niños y la mitad de los adolescentes deciden libremente cuánto tiempo pasan delante del televisor. El 68% de los adolescentes entre 16 y 18 años pueden negociar la hora de llegada, mientras que los de 10 a 15 años la tienen marcada.

El aspecto más negativo de la «familia negociadora» es que los hijos cuestionan las normas familiares como estrategia de autonomía. Reclaman un trato en plano de igualdad a sus padres y se quejan de la arbitrariedad de las reglas.

El 87% de los encuestados admite que los hijos están consentidos y puntualiza que «es mejor para el bienestar de la familia» aceptar las negociaciones aunque puede llevar a «mayores dificultades en la educación».

Un creciente número de padres opta por «buscar la amistad con sus hijos» para obtener el respeto y mantener la autoridad. Sin embargo, el sociólogo Amando de Miguel citado por Europa Press, opina que la excesiva permisividad de esta «generación consentida» puede redundar en el perjuicio de los niños.

analisisdigital.com (30/07/06)