Rate this post

En mi negocio manejo dos nóminas, una sirve para hacer pagos adicionales a la gente que trabaja conmigo y la segunda funciona para hacer los cálculos del seguro social e impuestos. Los empleados cotizan en la segunda nómina con sueldo mínimo y si son administrativos con un sueldo más elevado. Los ejecutivos están en una cooperativa de servicios donde la previsión social se cubre con un seguro de gastos médicos y un plan de pensiones privado. Hace poco una empleada se ausentó por maternidad y su sueldo de nómina es diferente a su sueldo íntegro, por lo que pidió una compensación, que finalmente se le dio. Me da miedo que ella les diga a los demás empleados y genere inestabilidad. ¿Qué se hace en esta situación?


Los asesores sugieren:

1. Falsear los términos de la relación de trabajo nunca lleva a nada bueno. Se vale estar en desacuerdo con los cargos que el Estado impone, pero buscar huecos en la legalidad no es conveniente porque el medio es cuestionable, pero la intención no es completamente correcta. Un negocio que por omisión de impuestos tiene más ganancias no puede ser competitivo en términos reales y las utilidades a expensas de terceros no son válidas ni fiables. La legislación propone diversos métodos de compensación por desempeño que son deducibles. Aconsejo que acuda con los legisladores e instancias correspondientes para mostrar su queja y analizar por qué competitivamente no hay ganancias.

Sotero Cisneros
Consultor en Gestión del Capital Humano

2. Siempre hay que distinguir entre lo legal y lo ético. No todo lo legal es ético, así como no todo lo que está fuera de la ley humana es necesariamente contrario a la moral. Si la legislación le permite tener una cooperativa, a la que usted contrata para que preste diversos servicios a la empresa, es una solución válida aunque no sea del agrado del fisco. El punto ético de la situación planteada está en revisar si la retribución de sus trabajadores es justa. Es de desear que, cara a los empleados, se tenga claridad y transparencia en el modo de retribuirlos. El miedo de que los demás empleados se enteren del modo de pago quizá es señal de que falta justicia y transparencia en este asunto. Parece buena oportunidad para estudiar a fondo la cuestión y luego explicar a los empleados el modo de proceder, así como las ventajas fiscales que tiene y los beneficios a favor de cada empleado.

Pablo Riba Gargollo
Abogado y experto en ética de la empresa