Rate this post
Las cosmicómicas
Italo Calvino
Cuentos
Minotauro. Barcelona. 1999, 188 págs.

No es fácil imaginar cómo eran las cosas antes de que el universo comenzara a expandirse (¿es verdad que se expande o se colapsa?), pero ya estaba ahí Qfwqf para ser testigo y protagonista del «no-espacio» y del «no-tiempo». El viejo Qfwqf —voz sabia que hace pensar en un abuelo del universo mismo— recuerda, hace predicciones, juega, apuesta átomos, isótopos o galaxias. Ora es el último dinosaurio luchando por sobrevivir, ora un animal entusiasmado con la idea de evolucionar, una protosustancia, un polvo estelar que deja en el cielo el primer signo… o un ser humano cualquiera. Existen libros que son capaces de sacarnos del tiempo habitual; otros, hablan del tiempo. En esta obra se conjugan ambas cosas: no importa que se trate de millones de años luz o de segundos; el autor nos da ojos para mirarlo todo en un instante, y sobre todo, el interior del alma humana. Lo más extraordinario de estas narraciones son sus niveles de lectura: van de un humor delicado y desconcertante a la profundidad de una cuestión filosófica. Y todo ello, con la levedad y agilidad características de toda la literatura de Calvino.