Rate this post
La cabeza perdida de Damasceno Monteiro
Antonio Tabucchi
Novela
Anagrama. Barcelona. 1997, 184 págs.

Indudablemente Tabucchi es famoso por Sostiene Pereira, novela que incluso fue llevada a la pantalla con una de las últimas intervenciones de Marcelo Mastroianni en el papel principal. La cabeza perdida de Damasceno Monteiro es también una magnífica novela política que confirma a Tabucchi como uno de los mejores escritores italianos. Como en la historia de Pereira, la historia de Damasceno no es solamente ficticia.
La idea de escribir esta novela nace, como en el otro caso, de una noticia. El 24 de mayo de 1996, Carlos Rosa (Damasceno Monteiro), ciudadano portugués, fue asesinado y su cuerpo se halló en un parque público, decapitado y con señales de malos tratos. Firminio, un joven periodista, inseguro y de mediana cultura, es enviado a Oporto como corresponsal de un diario. La trama le lleva a conocer a un personaje que atrapa al lector con su genialidad y carácter fuerte y enfermizo: don Fernando de Mello Sequeira. Abogado que se hará cargo del caso «Damasceno Monteiro» en mancuerna con las notas de Firminio, y que vive de sus recuerdos infantiles junto a su abuela, y de la ayuda que ofrece a la gente más baja de los barrios de Oporto. Hay momentos en que las charlas entre el joven Firminio y el sabihondo don Fernando, recuerdan al experimentado Pereira y a Monteiro Rossi, personajes de Sostiene Pereira.
El lector se encontrará frente a una narrativa estupenda que lo mismo se vale del pensamiento de Lukács, que de la poesía de Hölderlin y la novela de Flaubert, para enriquecer el perfil intelectual de sus personajes. Una novela política, violenta y a la vez irónica. Un suspenso bien logrado con un lenguaje simple y fluido que impiden al lector detenerse en su lectura.