Rate this post
El manifiesto negro
Frederich Forsyth
Novela
Plaza & Janés. Barcelona. 1996, 518 págs.

El escritor inglés localiza su nueva trama en 1999. La situación en Rusia es caótica: hambre, desplome económico, corrupción. El presidente muere tratando de controlar el desorden. Para la sucesión se perfila el carismático pero siniestro, Igor Kamárov quien ha redactado un terrible programa de gobierno en un manifiesto de cubierta negra. Las redes del destino permiten que el escrito vaya a parar a la embajada británica, donde piensan se trata de una diabólica broma. Tres asesinatos consecutivos y relacionados, les confirman la autenticidad del “manifiesto negro”, alertándoles sobre un nuevo caos mundial, si se realiza el contenido del documento.
Gran Bretaña lo comunica a Estados Unidos. Ambos países son conscientes de la posible catástrofe. En plan oficial, no pueden actuar, pero extraoficialmente… La CIA y el SIS ponen en juego su plan. Y brota el suspenso. Intrigas mil: contactos con la mafia chechena, entrevistas con el Patriarca de Moscú y todas las Rusias, audaces aventuras de los agentes, en fin, todo el condimento necesario para mantener al lector pegado al libro.
Forsyth, analista profundo además de excelente novelista, en medio de su fantasía-realidad, deja entrever —a veces como profecía— lo que puede acarrear el cambiante panorama político mundial.