Rate this post

Habitan China 1.2 billones de personas, existen mil millones de hogares urbanos y 31 ciudades con más de un millón de habitantes.

La familia en China no corresponde a un solo patrón; hay diferencias regionales bastante pronunciadas, con una característica común: un sólo hijo por familia, al que tratan como a un “pequeño emperador”.

El promedio de ingreso per cápita es de 400 dólares anuales aunque, por supuesto, también existen variaciones.

PERFIL DEL CONSUMIDOR

Esencialmente, se encuentra una clase media que enfatiza la educación con hábitos de ahorro y de mejoramiento personal.

Miran al exterior. Para ellos, lo extranjero es bueno, y Hong-Kong y Taiwan son sus modelos.

Interesa la imagen y el prestigio, la apariencia externa y el status con sus consiguientes “sellos de distinción”. Hay movilidad social y constantes expectativas de cambio y mejora. La gente confía en el futuro y está deseando probar novedades.

Se dan saltos curiosos en la sociedad: de carecer de teléfono, a iniciar con uno celular, o de no contar con máquina de escribir y comenzar con una PC en la oficina y en la casa.

El afán de novedades vuelve a la gente muy receptiva a la publicidad, aunque inestable en relación a las marcas.

AMBIENTE PUBLICITARIO

Hace apenas quince años, se autorizó la publicidad en China, y en 1993 se facturaron 14 millones de dólares. Actualmente, el ámbito está notoriamente abierto y casi todo funciona.

El volumen de publicidad es alto, acentuándose en la televisión y la publicidad en exteriores.

La situación de los medios es similar a la de Estados Unidos en los años cincuenta. Los medios estatales se comercializan rápidamente.

Existen aproximadamente 500 emisoras de televisión y los chinos prefieren las de ámbito local a las nacionales. La mayoría de las ciudades tienen de tres a cuatro canales y surgen más continuamente.

Se acostumbran los típicos cortes comerciales cada diez minutos. La televisión por cable y por satélite (35 millones de hogares) se encuentra en franco crecimiento.

CREATIVIDAD

Los contenidos y talentos extranjeros son bien recibidos. No hay censura externa, los propios medios vigilan sus contenidos. Existen pocas restricciones en general, pero el público rechaza el sexo como pretexto publicitario.

Hace sólo cinco años atrás que las agencias de publicidad y las marcas extranjeras llegaron a China.

Actualmente, los estándares de producción son muy altos y diseñados específicamente para el mercado local.

Se puede afirmar que las “grandes ideas” se desplazan bien incluso en China.

La ejecución publicitaria debe ser relevante para los consumidores locales y sensible a sus valores.

Después de todo, los consumidores de todo el mundo no son tan diferentes…