IS348_ENESC_Jorge Salas

El mercado de los seguros en México representa el 1.9% del PIB. Esto significa que aún hay mucho por hacer para implantar en nuestro país la cultura de un seguro útil en la adversidad.

Director general y fundador de Ancora Agente de Seguros y FianzasEstudios
Estudios: Egresado del programa AD-2 del IPADE. Grupo Nacional Provincial le otorgó el Doctorado Honoris Causa en reconocimiento a su trayectoria en seguros.
Frase favorita: “Lo que se necesita para conseguir la felicidad, no es una vida cómoda, sino un corazón enamorado”. San Josemaría Escrivá
Libro favorito: Los miserables, Víctor Hugo
Edad: 58

¿Por qué decides emprender? ¿Cuál fue el mayor reto al que te enfrentaste al hacerlo?
Emprendí gracias al ejemplo de mi padre, quien fue empresario y emprendedor. Decidirme a hacerlo no fue tan difícil pues crecí en el seno de una familia emprendedora, donde el ímpetu por generar y consolidar una empresa era cotidiano. Al empezar mi empresa lo complejo fue enfrentarme a un modelo de negocios que no era el familiar. Así incursioné en el mundo de los seguros.

La ventaja que tuve es que empecé muy joven, a los 20 años, así tuve la oportunidad de equivocarme, encontrar soluciones, madurar y adquirir experiencia. Siempre soñé con fundar mi propia empresa para brindar empleos y tener un estilo de vida que me permitiera formar una familia y pasar tiempo con ella.

Durante los primeros pasos de Ancora, ¿cuál fue el principal reto al que te enfrentaste?
Mi principal reto era el desconocimiento del producto, me gustaba el medio, por ello incursioné en él, pero me hacía falta capacitación, misma que busqué. Desde el principio supe que mi principal responsabilidad era asesorar adecuadamente a las personas y a las empresas, siempre de manera profesional, con mucha ética y con la persona como eje y motor de cada acción.

Emprendí solo, por ello un factor determinante para el éxito fue la paciencia. Crecí poco a poco y de pronto me di cuenta que era momento de integrar a más personas al proyecto, mismas que me eran de gran ayuda para el orden y administración. Esto requería armar una estructura eficiente en Ancora, pues como agente de seguros tenemos una responsabilidad gigantesca en nuestras manos, un error puede derivar en la ruina de una familia o de una empresa.

Como contraparte a la responsabilidad que tenemos en nuestros hombros, aparece la satisfacción de acompañar y ser útil a las personas que viven momentos difíciles. Éste es mi principal motor para hacer crecer y consolidar la empresa.

El mercado de los seguros en México es muy grande, pues representa el 1.9% del PIB, cuando en otros países es de 5 a 7%. Esto significa que aún hay mucho por hacer, lo cual me apasiona, pues es necesario crear una cultura de prevención para que las personas vivan más tranquilas y no sufran en caso de un percance por no tener la cultura del seguro.

Como agente llevo 38 años en el negocio y Ancora está en el mercado desde hace 20. En este tiempo hemos crecido como empresa, hoy ya manejamos todos los patrimoniales: desde familiares hasta empresariales; además contamos con oficinas en el interior de la República: Ciudad de México, Guadalajara, Aguascalientes, Villahermosa, Querétaro y Monterrey. Considero que este crecimiento se ha logrado en parte porque me apasiona ayudar a la gente, darles tranquilidad. Lo que intento hacer con mi labor diaria es transmitir este ímpetu a todos los que estamos en Ancora.

¿Cómo consigues transmitir esta pasión a tus hijos, quienes también se desempeñan en la empresa?
El contacto de mis hijos con la empresa siempre ha sido cercano. Desde pequeños les he comentado lo que hago, de manera muy natural; nunca les he dicho que espero que trabajen conmigo, sólo les hablo sobre la pasión que tengo por mi trabajo. Creo que gracias a ello mis hijos están dentro de la empresa de una forma u otra, cada quien en diferentes áreas según su personalidad e intereses.

Siempre es importante pensar en el futuro, por eso hoy en día trabajamos por institucionalizar la empresa y prepararla para pasar a las manos de la segunda generación. Sin duda no ha sido un proceso fácil, en mi opinión ha sido necesario dar cada paso de manera consciente y anticipada, de la mano de asesores profesionales, antes de que nos veamos obligados a enfrentar una sucesión forzosa.

En tu vida, ¿cómo concilias trabajo-familia?
Mi padre me enseñó con su ejemplo que siempre es importante mantener un equilibrio entre la familia, el trabajo y la vida social.

Cuando me casé, mi esposa y yo hicimos una especie de “pacto conyugal” en el que acordamos que yo procuraría no faltar a ningún evento de mis hijos (y tengo 5) y trataría de ir a comer a la casa lo más posible. Y lo he cumplido, al tener la posibilidad de manejar mis tiempos para poner en la agenda tanto trabajo como familia.

Es necesario aprender a trazar límites para vivir una vida en armonía como padre, esposo y empresario. La madurez y la humildad son valores importantísimos para realizarlo. Quitarse la soberbia y comprender que no es necesario que el director fundador esté presente en todo, la institucionalización de la empresa ayuda a hacer esto posible.

Si te encontraras con el Jorge que decidió emprender en 1996, con la experiencia que tienes hoy, ¿qué le sugerirías?
Le aconsejaría: “Júntate con personas inteligentes, asesórate bien, capacítate más, esto te ayudará a madurar en los aspectos en los que eres débil”. Por otro lado, a la gente joven que desea emprender un negocio, le diría que no tenga miedo a equivocarse, pues de esto es precisamente de donde más se aprende. Ante el error es necesario preguntarse por qué sucedió y analizar sus causas para evitar incurrir en él. Analiza lo que estás haciendo bien y lo que estás haciendo mal y por otro lado, siempre trata de tener grandes metas y traza el camino para alcanzarlas. Estoy seguro de que si eres estructurado, paciente, constante y humilde no te puede ir mal.

Otro consejo sería, arma un gran equipo de personas que viva tu filosofía y le apasione su trabajo; esto te garantiza el crecimiento de tu empresa. A mí siempre me sorprende el factor humano con el que colaboro, es increíble cuando varias personas piensan y trabajan en el mismo sentido. El buen director da rumbo, pero también empodera y capacita a su gente.

¿Cómo proyectas tu empresa hacia el futuro?
Es apasionante este medio porque hay mucho por hacer, es un gran reto. La sociedad ha cambiado, es mucho más digital y quien no se suma a estos medios tiende a desaparecer, por ello es muy importante ser estratega y distinguir cómo y cuándo subirse a ciertas olas. Hay que observar el entorno para descubrir qué está dando resultados en el resto del mundo y decidir si conviene seguir estos pasos.

Hoy veo a Ancora como una empresa sólida que ya tiene presencia en plataformas digitales, pero por otro lado no olvida una parte importante de su esencia: el servicio al cliente que es face to face. Este negocio es de personas, de hacer estrategia con el cliente, somos un aliado para la empresa. La competencia crece día a día, sin embargo nuestro expertise y las plataformas electrónicas con que contamos nos dan un distintivo y nos ayudan a crecer más rápido sin descuidar la parte personal, profesional y ética.

En tu trabajo como director general ¿Quién te inspira?
Nací en una familia con mucha fe y desde pequeño me enseñaron a hacer las cosas por amor a Dios, y esa es mi principal inspiración. Por otro lado, en mi vida me he topado con diversas personas que me inspiran, por ejemplo, esos grandes empresarios con los que he tenido el honor de entablar una amistad, personas con las que convivo día con día, mi esposa. Cada uno me inspira en la parte social, empresarial y familiar.

Creo que para aprender de los demás es necesario ser humilde. Mi trabajo es sumamente enriquecedor pues he conocido a mucha gente y yo recomiendo justo eso, conocer personas a las que estés dispuesto a ayudar en los tiempos difíciles y que ellos también estén para ti en caso de necesidad.

Califica este artículo
(Visited 172 times, 1 visits today)