«Neurología cosmética» para incrementar el rendimiento neuronal

En un comentario reciente en la revista Nature, investigadores de la Universidad de Cambridge reportaron que una docena de sus colegas admitió usar habitualmente medicamentos de receta médica como Adderall (estimulante) y Provigil (promotor de la vigilia) para mejorar su rendimiento académico. El primero trata el déficit de atención y el segundo la narcolepsia.

¿Es lo mismo tomar medicamentos de receta médica para un buen desempeño en exámenes que inyectarse hormonas para alcanzar una medalla de oro? Algunos sostienen que tal uso podría ser peor, debido al impacto que podría generar en la sociedad y en la conducta de los académicos, muchas veces, líderes intelectuales. Otros consideran que el uso incrementado de tales fármacos eleva el estándar de lo que se considera desempeño «normal» y amplía la brecha entre los que tienen acceso a los medicamentos y los que no.

Las objeciones pueden desaparecer cuando las nuevas generaciones enfrenten otras interrogantes: ¿qué tal si una mala calificación tira todo por la borda? Anjan Chatterjee, profesor adjunto de Neurología en la Universidad de Pennsylvania, quien anticipó este debate en 2004, sostiene que la historia de la cirugía cosmética — al principio menospreciada como vana y artificial y vista ahora como una forma de automejora– es una pista para pronosticar la trayectoria de la neurología cosmética, como él la llama.

The New York Times

Selección semanal Reforma

22/03/08

Califica este artículo
(Visited 23 times, 1 visits today)